Como mantenerte joven con estos 3 hábitos.

Estarás de acuerdo conmigo que a medida que vamos madurando interiormente en
teoría también lo hacemos físicamente, y eso condiciona nuestras capacidades físicas.
Son muchas las personas que manifiestan el no recordar las cosas como les es habitual.
Se sienten espesas a nivel mental a la hora de organizarse la jornada, sus metas o
encontrar simplemente recursos para enfrentar su día a día. Si estas sensaciones las
compartes con las personas de tu entorno, seguro no faltará el típico comentario
de “esto es cosa de la edad”, buscando quitar peso y gravedad al asunto.
En este caso, es bueno recordarte que la evolución de la agilidad mental no
necesariamente va asociada al cumplir años. El cerebro es el procesador de nuestro
organismo. Mientras su plasticidad neuronal se mantenga, las funciones de las que él
se encarga continuarán intactas.
Por ello, siempre podemos obtener herramientas y consejos para mantener nuestras
funciones cerebrales como si de un niño o adolescente se tratase. De esta forma,
propiciamos el gozar de un cerebro joven, saludable y con todo el potencial necesario
para evitar dejarnos nada pendiente.
Son muchos los personajes sociales de gran relevancia dentro de la ciencia, la política y
liderazgo que han sido conocidos por llevar a cabo una forma de aprendizaje y
desarrollo de su experiencia disfrutando de un cerebro siempre joven, sin perder
sus facultades mentales.
Pero entonces, ¿por qué algunos sufren un envejecimiento cerebral más significativo
que otros?

Practica la lectura
La lectura nos propicia visualizar y crear un mundo completamente nuevo gracias a las
páginas que leemos. Esto nos ayuda a estimular y desarrollar el pensamiento activo,
aquel que emplea al máximo las neuronas que constituyen el cerebro.
Gracias a un constante funcionamiento de las neuronas mientras leemos, evitamos que
mueran al facilitar su alargamiento y propiciando el desarrollo de nuevos caminos para
comunicar la información gracias a su plasticidad.
Para ello, te invito a que comiences de forma mucho más constante el saludable hábito
de leer. Intenta recordar la historia y posibles acontecimientos creados por ti o finales
a partir de lo que lees. Al leer estarás poniendo en activo tu creatividad, ejercitando de
forma diferente y divertida tu cerebro.. No perderás tu lado artístico, ese lado que
todos los seres humanos necesitamos desarrollar para permitir nos mucha más
sensibilidad a la hora de disfrutar nuestra vida.

Entrena tu respiración
Muchas son las personas que debido a accidentes, experiencias o situaciones de
gravedad, en cuestión de segundos sin poder respirar perdieron ciertas capacidades
cerebrales. Esto es debido a que el oxígeno forma parte del correcto funcionamiento
de nuestras neuronas cerebrales, y es necesario mantenerlo oxigenado por ello.
El hábito de saber respirar es uno de los más sanos, ya que te invita a tomar
importancia a la hora de no fumar, propicia el fomentar rutinas de respiración y
cuidado de la misma saludables. Actividades que nos permiten estar cercanos a nuestra
madre tierra: parques, arboledas, bosques y campo. Anímate a llevar a cabo ejercicios
físicos donde aprenderás a respirar adecuadamente como correr y nadar.

Sal de tu zona de confort
La rutina no suele ser buena compañera de un cerebro joven y saludable, ya que el
mantenernos estancados en ella no fomenta el desarrollo de nuevos caminos y
entramados cerebrales para conseguir nuevas opciones. Para ello, proponte nuevos
retos, haz una lista de aquellas cosas de ti mismo que deseas mejorar o cambiar a
positivo.
No te detengas ante aquellos problemas de nuestro día a día, esperando simplemente a
que otros te los solucionen. Integrar este hábito tan inteligente en tu vida te ayudará a
estimular tus conexiones cerebrales y no dejar de lado tu esencia, aquella que te
permite encontrar siempre las fuerzas necesarias para conseguir todo tu potencial. Y
por ende, disfrutar y vivir con plenitud.
Pon en práctica los juegos y actividades que te resulten de cierta dificultad como
pasatiempos, crucigramas o sudokus. Recuerda que nuestro cerebro se mantiene en
constante cambio a lo largo de nuestra vida, y siempre tienes opciones de
poder aprender y adquirir nuevas habilidades manteniéndolo joven, sano y fuerte.


.

mauricio Valdés
mauricio Valdés

Bloguero de aficionado y redactor de mi revista, utilizo codigos sagrados, me apasiona el Internet y la informática, lector de psicología, espiritualidad, criptomonedas, salud, llevo una vida simple con grandes sueños…

Loading

Danos tu valoración..

Deja un comentario

You cannot copy content of this page