9 formas de sanar después de un trauma infantil

“De nosotros depende romper las maldiciones generacionales. Cuando dicen, ‘Viene en la familia’, les dices, ‘Aquí es donde se acaba’”. ~ Desconocido

Nunca supe que lo que experimenté fue un trauma. Era mi normalidad. Nací en un mundo en el que tenía que caminar sobre cáscaras de huevo, siempre en alerta máxima por el peligro.

Contuve la respiración y siempre hice mi mejor esfuerzo para ser bueno y no causar una erupción del temperamento de mi padre. Literalmente controló todos mis movimientos a través del miedo. Estuve de acuerdo con cualquier cosa solo para sentirme segura y complacerlo.

Crecí con el ejemplo de mi madre y mis abuelas de que las mujeres eran sumisas con los hombres. Que los hombres podían hacer cualquier cosa; emborracharse, no pagar cuentas, culpar, avergonzar y abusar de sus esposas, y se quedarían sin importar nada.

Permitirían que sus hijos fueran lastimados, como lo estaban los hombres en este pedestal. No crecí en un hogar violento, pero siempre existía la amenaza de ello.

Fueron las palabras las que realmente me persiguieron durante décadas. Disminuyeron mi autoestima y mi autoestima .

Como resultado, me aterrorizaban los hombres. Inconscientemente me quedé soltera como adulta porque la creencia que tenía en lo profundo de mi mente inconsciente era que los hombres no estaban seguros.

Cualquier hombre que conocí reconfirmó esa creencia. Estaba decidida a no traer niños a un hogar como en el que crecí. Pero no me atraían los hombres sanos, así que quedarme soltera me mantuvo a salvo.

Esta creencia y mi necesidad de seguridad me mantuvieron muy sola. Simplemente no confiaba en mí mismo para no repetir el ciclo que crecí viendo. Especialmente porque cualquier hombre que me atrajera tenía algunas tendencias abusivas sutiles o falta de disponibilidad emocional como mi padre.

Tenía muchas ganas de ser amado, pero tenía miedo. Así que comencé a dar pequeños pasos para convertirme en el interruptor de ciclo de mi familia. Mi sueño era tener una familia, pero quería un hogar que fuera seguro y nutritivo, sin tolerancia al abuso.

Pero no tenía ni idea de qué era eso. Era normal para mí experimentar el tratamiento silencioso o el abuso verbal si no hacía lo que papá quería. Sería cariñoso a veces, dándome una migaja de amor si actuaba como él quería.

Una miga de amor era normal para mí. No tener límites y que me pisotearan y me trataran mal era normal para mí. Tuve que emprender un viaje de sanación para sanar las heridas del pasado y descubrir qué era lo normal y saludable en realidad, ya que no tenía idea.

Estos son mis mejores consejos para convertirse en un interruptor de ciclo.

1. Comprende el trauma generacional en tu historia.

Como niños pequeños, nos culpamos por cómo nos tratan, pero hay muchas razones por las que nuestros padres se comportan como lo hacen. No es culpa nuestra.

Mire a cada padre y abuelo y revise qué traumas, grandes y pequeños, experimentaron. Mire el país de donde proviene su familia para comprender los traumas más grandes que experimentaron sus abuelos, como guerras, pobreza, problemas políticos, etc. ¿Qué sucedió en la vida de cada persona para que se sintieran inseguros?

Es probable que tus padres y abuelos no buscaran ayuda y, por lo tanto, permanecieran atrapados en el modo de supervivencia. Este es el lugar en el que naciste y creciste.

Este ejercicio te ayuda a entender su historia. No tienes que perdonarlos si no quieres porque te mereces algo mejor. Pero te criaron de la única forma que sabían. No sabían cómo regular su sistema nervioso y cuidarse, y eso es lo que te enseñaron.

2. Recrimina a tu niño interior.

Eche un vistazo de cerca a lo que experimentó de niño desde el nacimiento hasta los siete años. Estos son los años en que tu cerebro y tu sistema nervioso se estaban desarrollando. Su cerebro estaba recibiendo información sobre lo que se percibía como una «amenaza» y lo que se sentía inseguro.

Por ejemplo, crecí con muchas discusiones, por lo que las voces elevadas abruman mi cuerpo con miedo. Esta es una herida de la infancia.

En lugar de estar congelado por ese miedo en mi vida adulta, ahora vuelvo a educar a mi niño interior . Visualizo retrocediendo en el tiempo al recuerdo en el que me sentí insegura o asustada y dándole a mi niña interior lo que necesitaba. Tal vez algo de consuelo, validación o amor. Solo le hice saber que está a salvo.

Esto calma el sistema nervioso y ayuda a curar heridas del pasado.

3. Revisar el plan de supervivencia familiar.

Todos tenemos un programa de supervivencia, al igual que nuestros padres. Por ejemplo, mi papá aprendió a gritar y controlar cuando se sentía inseguro o su sistema nervioso estaba desregulado; Aprendí a congelarme y complacer en un intento de sentirme seguro. No tuvimos más remedio que usar estos programas de supervivencia cuando éramos niños. Los necesitábamos.

Pero como adultos, podrían causarnos problemas para amarnos a nosotros mismos, tener relaciones saludables y mantener nuestro bienestar general.

Tómese un momento y reflexione sobre los programas de supervivencia de cada miembro de la familia. ¿Qué está haciendo cada persona o qué hizo durante su infancia cuando se desencadenaban emociones o esa sensación de inseguridad era intensa?

¡Estos comportamientos se aprenden, no son genéticos! El primer paso es tomar conciencia de los comportamientos que en realidad no te ayudan a sobrevivir pero te mantienen atascado.

Ejemplos de comportamientos que son una respuesta del sistema nervioso son:

  • Lucha: control para conectarse y rabia para sentirse seguro, por ejemplo, narcisista, explosivo, controlador, con derecho; un matón, un sociópata; exige la perfección
  • Vuelo: perfecto para conectarse y estar seguro, por ejemplo, OCD; adicto a la adrenalina, adicto al trabajo, adicto al trabajo; apresurarse, preocuparse, sobreactuar; obligado por el perfeccionismo
  • Congelar: evita la conexión y se esconde para estar seguro, por ejemplo, disociativo, escondido; ermitaño, teleadicto; fóbico al logro, evita las relaciones
  • Cervatillo: fusionarse con otros para conectarse y arrastrarse para estar seguro, por ejemplo, codependiente, esclavo, felpudo, víctima de violencia doméstica, niño con padres, adulto pequeño, complaciente con la gente, adicto a las relaciones.

4. Trabajar en el cambio de comportamiento.

Una vez que somos conscientes de nuestros comportamientos tóxicos inconscientes, podemos comenzar a dar pequeños pasos para cambiarlos. A medida que damos pequeños pasos todos los días, con el tiempo crearemos nuevos hábitos positivos.

Primero, necesitamos mirar el comportamiento que estamos tratando de cambiar. Por ejemplo, agradar a la gente , que es una respuesta del sistema nervioso del cervatillo. Podríamos introducir un nuevo hábito para hacer una pausa de media hora antes de decir que sí a alguien. En esta pausa podemos hacer algo que nos haga sentir bien y luego tomar una decisión si realmente queremos decir que sí en lugar de hacerlo solo para complacer a los demás.

5. Obtenga apoyo.

Cuando dejamos de usar viejos comportamientos para adormecer los sentimientos, el dolor del pasado puede surgir. Cuando nos sentamos y sentimos nuestros sentimientos, pueden pasar en noventa segundos. Pero al principio esto puede parecer aterrador y abrumador.

Crea un sistema de apoyo para ayudarte. Esto podría incluir terapia, entrenamiento, grupos de apoyo o trabajar con un mentor. No importa cómo obtengas apoyo, solo que te haga sentir seguro. Trabajar con personas que se están curando en el mismo viaje puede ser útil, ya que pueden compartir herramientas contigo.

6. Cultiva prácticas diarias para sanar el sistema nervioso.

Este es uno de los pasos más importantes. Una práctica diaria proporciona un momento en tu día cuando tu sistema nervioso se siente tranquilo. Elija actividades que lo hagan sentir seguro y cómodo. Todos somos diferentes, por lo que lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra.

Comience poco a poco con solo quince minutos y construya según lo necesite. Podría intentar respirar, meditar , bailar, escuchar su música favorita, escribir en un diario, repetir afirmaciones o acostarse en el césped como ejemplos.

Cuando introduzcas una práctica diaria, notarás lo que te está impulsando a salir de tu estado de calma. ¿Es exceso de trabajo? ¿O una relación en particular? Cuando nos movemos inconscientemente por la vida, ¡no podemos saberlo!

Luego puede comenzar a traer herramientas que lo ayuden a calmar sus emociones cuando se dispare. Tal vez respirar o volver a criar a tu niño interior para que vuelvas a estar en equilibrio en lugar de caer en viejos comportamientos.

7. Practica la autocompasión.

La transición de viejos comportamientos tóxicos a nuevos comportamientos más saludables es imperfecta y accidentada. Puedes retroceder. Es posible que te sientas frustrado contigo mismo. Sé amable contigo mismo a través de todo. Estás tratando de desaprender generaciones de comportamientos. Tu mente subconsciente hace mucho comportamiento automáticamente; se necesita tiempo para reprogramarlo, pero lentamente, notará que está llegando allí.

Celebre cada pequeña victoria, como «Hoy hice mi respiración», y observe cómo lo hacen sentir estos nuevos comportamientos.

8. Aprende a amarte a ti mismo.

Cuando crecemos en familias disfuncionales, estamos desesperados por la validación externa, ya que es posible que no la hayamos recibido al crecer. Pero todo ese amor que queremos de los demás, podemos dárnoslo a nosotros mismos. Hablándonos a nosotros mismos con bondad y amor. Al validarnos a nosotros mismos. Cuidando de nosotros mismos, mente, cuerpo y alma.

Si eres bueno amando a los demás pero no a ti mismo, imagina a tu niño interior y visualízate cuidándolo. Nútrelos, sosténgalos y muéstreles amor.

9. Elimina las creencias que no son tuyas.

Tenemos muchas creencias de nuestras familias. Por ejemplo, una creencia que obtuve de mi infancia fue «el fracaso no es una opción» porque, literalmente, ¡no era seguro fallar! Cuando noté esa voz en mi cabeza varias veces, me di cuenta de que no era mía sino de mi papá.

Mi creencia es diferente. El fracaso es una parte del crecimiento y la curación. Esta creencia se siente mucho mejor en mi cuerpo, así que la repito a menudo con la mano en el corazón para incorporarla.

¿Qué creencias tienes que no son las tuyas? ¿Cuál es una creencia más poderosa para apoyarte a ti y a tu viaje? Repítalo tan a menudo como pueda para que se incruste en su mente subconsciente.

No importa lo que hayas experimentado en el pasado, puedes crear un futuro diferente.

Únete a mí y conviértete en un interruptor de ciclo. Es donde está la felicidad.

Loading

Danos tu valoración..

mauricio Valdés

Bloguero de aficionado y redactor de mi revista, utilizo codigos sagrados, me apasiona el Internet y la informática, lector de psicología, espiritualidad, criptomonedas, salud, llevo una vida simple con grandes sueños...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *