Por qué las dietas basadas en plantas son el equivalente nutricional de dejar de fumar [detox para el cuerpo]

A pesar de que las pautas de práctica de enfermedades crónicas más ampliamente aceptadas y bien establecidas  exigen  un cambio de estilo de vida como la primera línea de terapia, los médicos a menudo no siguen estas recomendaciones. Como se ve en mi video,  El secreto mejor guardado de la medicina , las intervenciones en el estilo de vida no solo son más seguras y económicas, sino que a menudo son más efectivas para  reducir  las enfermedades e insuficiencias cardíacas, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer, la diabetes y las muertes por todas las causas que casi cualquier otro tratamiento médico. intervención.

“Algunas lecciones útiles pueden surgir de la guerra contra el tabaco”,  escribió el Dr. Neal Barnard  en la revista de ética de la Asociación Médica Estadounidense. Cuando dejó de fumar en la década de 1980, la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón estaba llegando a su punto máximo en los Estados Unidos. A medida que disminuyó la prevalencia del tabaquismo, también lo hicieron las tasas de cáncer de pulmón. Los médicos ya no les decían a los pacientes que “[d]ieran unas vacaciones a su garganta” fumando un nuevo cigarrillo. Los médicos se dieron cuenta de que eran “más eficaces para aconsejar a los pacientes que dejaran de fumar si ya no tenían manchas de tabaco en los dedos”. “En otras palabras, los médicos pasaron de ser espectadores, o incluso facilitadores, a liderar la lucha contra el tabaquismo”. Y hoy, dice el Dr. Barnard, “las dietas basadas en plantas son el equivalente nutricional de dejar de fumar”.

“Si tuviéramos que reunir a los mejores científicos y expertos en nutrición del mundo (libres de la influencia de la industria alimentaria)”, decía un  editorial de una revista , “habría muy poco debate sobre las propiedades esenciales de una buena nutrición. Desafortunadamente, la mayoría de los médicos son analfabetos nutricionales. Y lo que es peor, no saben cómo usar la medicina más poderosa que tienen a su disposición: la comida”.

El consejo del médico es importante. Cuando los médicos les dijeron a los pacientes que mejoraran sus dietas reduciendo el consumo de carne, lácteos y alimentos fritos, era  más probable que los pacientes para hacer cambios en la dieta. Puede funcionar incluso mejor si los médicos practican lo que predican. Investigadores de la Universidad de Emory aleatorizaron a los pacientes para que vieran uno de dos videos. En un video, un médico mencionó brevemente sus prácticas dietéticas y de ejercicio personales y en su escritorio había un casco de bicicleta y una manzana. En el otro video, no habló sobre sus prácticas saludables personales y faltaban el casco y la manzana. En ambos videos, el médico aconsejó a los pacientes que redujeran el consumo de carne, que normalmente no comieran carne en el desayuno y que no comieran carne en el almuerzo o la cena al menos la mitad del tiempo. En el video de divulgación, el médico relató que ella misma había reducido con éxito la carne. Tal vez no sea sorprendente que los pacientes calificaran a ese médico como  más creíble y motivador. Los médicos que caminan por el camino, literalmente, y tienen hábitos alimenticios más saludables no solo tienden a aconsejar más sobre el ejercicio y la dieta, sino que se ha descubierto que parecen más creíbles o motivadores cuando lo hacen.

También puede hacerlos mejores médicos. Una intervención aleatoria controlada para limpiar las dietas de los médicos, llamada  ensayo Promoting Health by Self Experience (PHASE) , encontró que los estilos de vida personales de los proveedores de atención médica estaban directamente relacionados con su desempeño clínico. El bienestar y el estilo de vida mejorados de los proveedores de atención médica repercutieron en los pacientes y las clínicas, lo que sugiere una estrategia adicional para lograr una promoción de la salud exitosa.

¿Estás listo para conocer el secreto mejor guardado de la medicina? Dadas las condiciones adecuadas, el cuerpo puede curarse a sí mismo. Por ejemplo, tratar la enfermedad cardiovascular con cambios dietéticos apropiados es una buena medicina, ya que  reduce la mortalidad  sin efectos adversos. Deberíamos seguir investigando, sin duda, pero educar a médicos y pacientes por igual sobre el conocimiento existente sobre el poder de la nutrición como medicina puede ser la mejor inversión que podemos hacer.

Por supuesto, para asesorar a los pacientes sobre nutrición, los médicos primero deben educarse a sí mismos, ya que es poco probable que hayan recibido educación nutricional formal durante su formación médica:

mauricio Valdés
mauricio Valdés

Bloguero de aficionado y redactor de mi revista, utilizo codigos sagrados, me apasiona el Internet y la informática, lector de psicología, espiritualidad, criptomonedas, salud, llevo una vida simple con grandes sueños…

Loading

5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

You cannot copy content of this page