¿Se te pone la piel de gallina cuando escuchas música? Podrías tener un cerebro especial

¿Alguna vez has tenido esa experiencia cuando suena una canción realmente buena y de repente se te pone la piel de gallina? Uno de los momentos más memorables que me sucedió fue cuando estaba caminando por el camino a mi universidad en mi último semestre, y ‘I See Fire’ de Ed Sheeran de El Hobbit apareció en mi reproducción aleatoria.

¿Sintió escalofríos, un nudo en la garganta o tal vez una sensación de hormigueo en la nuca? Entonces podrías tener un cerebro más único de lo que crees.

Alissa Der Sarkissian, asistente de investigación en el Brain and Creativity Institute de la USC, tiene una reacción única a la canción ‘Nude’ de Radiohead. Ella describe la experiencia como su respiración sincronizada con la melodía, los latidos de su corazón disminuyendo y su conciencia de la canción cada vez más profunda. Puede sentir deliberadamente las emociones encapsuladas en la música y sus respuestas fisiológicas a esas emociones.

Intrigado por estas experiencias, Matthew Sachs, un exalumno de Harvard que ahora estudia psicología y neurociencia en el Brain and Creativity Institute de la USC, decidió explorar por qué a algunas personas se les pone la piel de gallina con la música. Sachs, un colega de Sarkissian, realizó un estudio con 20 estudiantes participantes. La mitad informó haber experimentado piel de gallina mientras escuchaba música, mientras que la otra mitad no. Examinó su actividad cerebral, frecuencia cardíaca y conductancia de la piel mientras escuchaban tres canciones de su elección.

Intrigado por estas experiencias, Matthew Sachs, un exalumno de Harvard que ahora estudia psicología y neurociencia en el Brain and Creativity Institute de la USC, decidió explorar por qué a algunas personas se les pone la piel de gallina con la música. Sachs, un colega de Sarkissian, realizó un estudio con 20 estudiantes participantes. La mitad informó haber experimentado piel de gallina mientras escuchaba música, mientras que la otra mitad no. Examinó su actividad cerebral, frecuencia cardíaca y conductancia de la piel mientras escuchaban tres canciones de su elección.

A partir de su estudio, Sachs ideó una ecuación: Ppiel de gallina = CF (Sc + Id + Ap). En esta ecuación, CF representa factores cognitivos, Sc denota contexto social y ambiental, Id representa diferencias individuales y Ap significa las propiedades acústicas de la música. Pgoosebumps representa la probabilidad de experimentar la piel de gallina.

Como explicó Sachs a la revista Neuroscience, «la idea es que más fibras y una mayor eficiencia entre dos regiones significan que tiene un procesamiento más eficiente entre ellas». El estudio completo, publicado en Oxford Academic, sugiere que aquellos que sienten la piel de gallina por la música tienden a sentir emociones más intensas que otros. Otro factor a considerar es el efecto desencadenante de los recuerdos asociados con la música, un aspecto que Sachs no pudo controlar en su entorno de laboratorio. Otros factores, como letras poderosas, variación de tono, intervalos de armonía y canto grupal, también contribuyen a que se te ponga la piel de gallina.

Aunque el estudio inicial solo involucró a veinte participantes, Sachs ahora está realizando una investigación más extensa, estudiando los diferentes mecanismos cerebrales que ocurren cuando la música provoca reacciones. Sachs está profundamente interesado en cómo un arreglo específico de notas puede evocar respuestas emocionales tan profundas en las personas. A través de su investigación, espera comprender los fundamentos neurológicos detrás de estas reacciones y aplicar este conocimiento para ayudar a tratar a los pacientes con trastornos de salud mental.

Deja un comentario